Auditoría CONTROL

Auditorías, Una forma de conocer el estado de su empresa

Nadia Alfaro C. | Ejecutiva Área Normalización

Las auditorias son exámenes independientes realizado por un profesional en el área al que se desea auditar, entiéndase como área financiera, contable, productiva, etc. En donde, por medio de un proceso sistemático, se podrá conocer la realidad de la empresa o del área auditada. El auditor deberá terminar el proceso de auditoría con un informe del estado de la empresa.

Las auditorías pueden ser de tres tipos: Internas, Externas y Gubernamentales, las auditorías internas, son las que realizan miembros de la misma empresa, pero para realizar este tipo de auditorías, el auditor debe tener un grado de imparcialidad y de independencia para realizar su labor de forma imparcial y objetiva. Las auditorías externas, son las que realizan consultores externos a la empresa. Y las gubernamentales, son las que lo aplican miembros de la contraloría general de la República o auditores internos del sector público.

En este artículo se hablará sobre las auditorías externas. Como se mencionó anteriormente, este tipo de auditorías son exámenes críticos y detallados de alguna área de la empresa, estas se realizan por consultores externos que no poseen ningún tipo de vínculo con la empresa auditada.

El auditor realizará la auditoría por medio de técnicas determinadas para emitir una opinión objetiva sobre la forma en que la empresa procesa su información, entregando en el informe sugerencias para mejorar los procesos auditados.

Dentro de las características que debe poseer el auditor, se encuentra la capacidad de emitir una opinión imparcial y experta, hablando de forma profesional. Además, todo auditor, debe respaldar la veracidad de su opinión con documentos que demuestre el verdadero estado de la empresa, por ello se necesita que la misma, le entregue la información que él necesita, evitando colocar algún tipo de restricción mientras está realizando su trabajo.

La opinión que emita el auditor al finalizar su proceso de auditoría es de real importancia, ya que este informe y certificado entregado servirá de respaldo a la empresa para demostrar su interés en mejorar sus procesos auditados. Además, le entregará mejoras al proceso auditado.

Otro resultado visible del proceso de auditoría, es que al finalizar este proceso, la empresa conoce cuáles son sus problemas reales en el manejo de la información, lo que le servirá en el momento que venga un auditor gubernamental, ya que al mejorarlos podrá ser auditada sin grandes problemas. Es el caso real de la Inspección del trabajo y el Servicio de Impuestos Internos.

¿Pero, qué sucede si las empresas no realizan auditorias?. El grado de incertidumbre en el que trabaja un administrador, dueño o gerente es muy alto, ya que desconoce si los empleados realizan bien sus labores, o si el contador comete errores, a veces involuntarios. Debemos recordar que muchas pymes confían en plenitud en los contadores externos y que éstos por su gran cantidad de trabajo pueden cometer errores en el pago de imposiciones e impuestos.

Al finalizar a modo de conclusión, se debe destacar que para cualquier organización es necesario realizar auditorías periódicas, esto podría hacerse mediante un plan de auditorías internas y además, una o dos veces al año, una auditoría externa. De forma que el administrador conozca el real estado de su empresa, logrando así evitar los costos ya antes mencionadas. Para realizar una auditoría interna, se debe entregar al trabajador toda la libertad para emitir los juicios necesarios a mejorar. Y para realizar una auditoría externa, se debe buscar al auditor que cumpla con las características antes mencionadas, y además la empresa debe entregar toda la información que el auditor le solicite. De esta forma, la empresa logrará mejorar sus procesos y tendrá la certeza, de que realiza las actividades de forma óptima y velando por cumpliendo de las leyes y normas que la rigen.

Nadia Alfaro C.
Ejecutiva Área Normalización
eGEA Consultoría
nalfaro@egea.cl