La orientación al cliente es cada vez más importante. El objetivo es ofrecer al cliente aquello que necesita y en el momento que lo necesita. Un sistema CRM es la herramienta que permite conocer al detalle, sus necesidades y anticiparse a su demanda en pos de mejorar la oferta de valor.